jueves, 24 de abril de 2014

Viernes 25 de abril, acto público sobre la lucha de l@s trabajadores de PANRICO organizado por la asamblea interprofesional de Granada


Decidir sí, siempre, sobre todo. Conquistar la soberanía popular

Teresa Rodríguez | Público
Docente, sindicalista y activista social

“En todo aquello que les atañe los españoles tienen derecho a intervenir y, como es natural, ni quieren ni deben quedarse callados, ni nosotros podríamos discutir semejante privación de tan fundamental derecho”. Estas fueron las palabras con las que, el pasado 8 de abril, Mariano Rajoy respondía a la petición de la celebración de un Referéndum sobre el futuro político de Catalunya. No le preocuparon al Presidente del Gobierno las opiniones de “los españoles” cuando apoyó al PSOE en su reforma del artículo 135 de la Constitución para instaurar un sometimiento servil al pago de la deuda. Tampoco parecen importarle las opiniones de “los españoles” cada vez que acepta las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional o de la Comisión Europea, o cuando se atribuye la capacidad de decidir sobre la maternidad y los cuerpos de las mujeres.

Que el gobierno ha perdido su capacidad para gobernar sobre nada, y que quienes deciden en la política española no han sido elegidos en ninguna urna, es algo que sabemos hace tiempo. El riesgo es que de tanto saber y tanto repetirnos que estamos intervenidos por la Troika, que no tenemos soberanía, acabemos por considerarlo algo normal. Si esto ocurriese sería una victoria irreversible del “no hay alternativa” que tantas veces hemos escuchado. Afortunadamente, entre las y los de abajo todavía no ha triunfado la resignación. Las movilizaciones de los últimos años, desde el 15-M hasta las Marchas de la Dignidad, son una prueba palpable de que no nos creemos las mentiras de los de arriba. Pero el riesgo sigue ahí, y por eso, frente al mantra del “no hay alternativa” y a las imposiciones políticas y económicas de “los mercados”, es cada vez más urgente erigir un proyecto popular de conquista de la soberanía y de expropiación democrática de las capacidades para decidir sobre todo lo que nos afecte.

Ante la convocatoria de la Consulta catalana para el próximo 9 de noviembre, los apologetas de la Transición utilizan la Constitución de 1978 como arma arrojadiza. Aunque en estas últimas semanas hemos recibido una nueva oleada mediática sobre las bondades de la Transición, no debemos olvidar que la Constitución se presentó a Referéndum hace más de 30 años cual plato de lentejas, negando cualquier posibilidad de decisión sobre sus aspectos concretos. La democracia venía en un pack, y para votar a favor había que tragar también con la Monarquía, “la indisoluble unidad de la Nación española” y la existencia de un solo pueblo en el Reino de España, entre otras muchas cosas. Y no hubo más: o lo tomas, o lo dejas. Sin embargo, el tiempo demuestra que los fundamentos de aquella carta magna tenían escaso recorrido posible, y la movilización popular en Catalunya es un ejemplo de ello. La reivindicación masiva y sostenida en el tiempo de catalanes y catalanas por el derecho a decidir su futuro es, seguramente, incompatible con el marco constitucional vigente, pero eso ni puede ni debe ser un límite para que los y las demócratas la apoyemos.

El avance del movimiento popular en Catalunya está tensionando los límites del marco político creado en la Transición, y su avance puede provocar brechas importantes en él. Un marco político que tras la reforma del 135 ha sumado a su carácter de camisa de fuerza tanto territorial como cultural un nuevo ingrediente de camisa de fuerza económica y social. Desde el conjunto de pueblos que forman el actual Estado español no podemos permanecer inmóviles ante esta situación, ni aceptar y asimilar por acción u omisión la hostilidad con la que la clase política y la mayoría de medios de comunicación se enfrentan a ella.

Por una parte, es necesario denunciar a quienes intentan aprovechar la movilización popular para perpetuarse en el gobierno e implementar su proyecto político neoliberal; también a los que utilizan la reivindicación nacional para enfrentar a las clases populares de los distintos pueblos del Estado español y del resto del mundo. Pero por otro lado, si queremos construir soberanía popular, es imprescindible solidarizarnos con la mayoría social catalana que reivindica su derecho democrático a votar, a que su opinión sea expresada y tenida en cuenta en una consulta el próximo 9 de noviembre. No con el objetivo de que Catalunya se separe del resto de pueblos al sur del Ebro, no para dividir ni enfrentar; muy al contrario, el avance del movimiento popular en Catalunya debe ser una palanca más de la necesaria ruptura democrática, un primer paso en la toma de decisiones entre todos y todas,

"La unidad de gran parte de la izquierda burgalesa el 22M ya es un referente y un objetivo a superar por la militancia..."

Izquierda Anticapitalista Burgos
Entrevistamos a Manolo Alonso, activista del barrio de Gamonal(ejerció de portavoz en numerosas ocasiones durante la lucha de Enero en que se paralizó el Bulevar) y de la Asamblea de Paradxs y precarixs de Burgos.

Desde Izquierda Anticapitalista queremos agradecerle su atención y cariño.

Manolo, Has sido una cara muy visible en la lucha en el barrio de Gamonal, podrías decirnos ¿Qué necesidades tiene el barrio que deban ser atendidas por las administración pública?.
Mas que decir yo las necesidades del barrio, hemos comenzado un proceso de participación de los vecinos que esta elaborando la Comisión de Participación ciudadana de la Asamblea de Gamonal con la colaboración de profesores y alumnos de la UBU, a través de una campaña que hemos venido a llamar “Pateando el barrio”, en la que pedimos la participación de los vecinos, con unos buzones colocados en distintos puntos del barrio,establecimientos, centros públicos, etc.... en nuestras página Web o en las reuniones de la propia Comisión, (abierta a todos los vecinos) expresando sus sugerencias, cosas a mejorar o realizar y prioridades, con fotografías, escritos, … … Realizar una posterior exposición y debate que nos permita concretar aún más las prioridades, “un barrio participativo”.

Han anunciado la continuación del bulevar de la zona sur, vemos los intereses desmedidos por la remodelación de la plaza de toros... ¿Crees que el Equipo de Gobierno del Ayto. de Burgos ha entendido el mensaje lanzado por el barrio de Gamonal?
Lamentablemente creo que no, siguen obedeciendo los intereses de los especuladores de la ciudad, con obras que no aportan muy poco a solucionar los problemas y necesidades de los vecinos.

¿Ha servido Gamonal para que otros movimientos reivindicativos en burgos, como la PAH o Asamblea de Parados, tomen protagonismo e impulso en sus luchas?
Así lo estoy viviendo, la solidaridad vivida estos días en la Ciudad, en la Región y en el Estado, nos está haciendo creer a todos que se puede cambiar el rumbo de al que los distintos Gobiernos nos vienen abocando y poco a poco los vecinos se incorporan a la reivindicación.

Formas parte de la Asamblea de parad@s y precari@s de Burgos, ¿podrías decirnos cuales son las reclamaciones básicas?
“Trabajo para tod@s”, “Reparto del trabajo” (supresión de horas extras, reducción de jornadas, reducción de la edad de jubilación, incorporación de los jóvenes) Y mientras esto no sea posible “Prestaciones y subsidios dignos”. (renta básica digna y accesible para todos). Hemos hecho nuestro las reivindicaciones de la Marcha de la Dignidad (22M): “Pan, trabajo y techo”.

Actualmente hay 32.000 personas inscritas en las oficinas de empleo de la provincia, cortes de agua a familias en situación de pobreza. … ¿Habéis manifestado vuestro descontento a las Instituciones Públicas?
Ya en el mes de Noviembre pasado, presentamos una Tabla reivindicativa en el Ayuntamiento de Burgos, que hemos hecho extensiva a Delegación de la Junta de Castilla y León, y manteniendo entrevistas, con este objetivo, con las Concejalas de Empleo y Servicios Sociales, con el Secretarios del Delegado y Responsable de Servicios Sociales de la Junta y con el Responsable de SEPE en Burgos. Cuestiones que hemos denunciado también a través de los medios de comunicación, tratando de descubrir sus contradicciones: como cortes de agua a familias en paro; viviendas del propio Ayuntamiento vacías (sin utilizar) y vecinos desahuciados sin casa; poca información y accesibilidad da los subsidios y prestaciones. etc. … … …

Desde la Asamblea de Parados y Precarios ¿existe un calendario de movilizaciones y presión social?
Las últimas movilizaciones (Gamonal, 22M) nos han animado a hacerlo unitariamente y hemos comenzado un proceso con la PAH y con otras organizaciones de Parados y Precarios de Castilla y León. Aprovechando el 23 de Abril, en Villalar donde tendremos un encuentro con todas las organizaciones de los distintos pueblos y ciudades, y con parados que ya se están animando a organizarse en sus lugares y a los que prestaremos nuestro apoyo. Algunas de las propuestas que ya estamos valorando: Encierros en los Ecyl la víspera del 1º de Mayo; Carla-debate sobre la Renta Básica; Manifestación en el Parlamento de la Comunidad o Delegaciones de la Junta o Gobierno … … … Todas ellas en coordinación o simultaneas con otras organizaciones de Parados y PAH de la comunidad, incluso del Estado, con el apoyo de los sindicatos, partidos, plataformas y organizaciones con los que ya hemos participado en la Marcha de la Dignidad y abiertos a todo tipo de organizaciones: asociaciones vecinales, estudiantiles, culturales, juveniles, …. … …
Sabemos que la asamblea de paradxs ha tenido un papel importante en la preparación y participación de las Marchas por la Dignidad, ¿Podrías hacer una valoración de preparativos de la Marcha de la Dignidad en Burgos, hasta el día 22 de Marzo con la manifestación en Madrid?
No solo la Asamblea de Parados, sino la generosidad de las organizaciones que han participado, el esfuerzo de los militantes que han priorizado en lo colectivo y unitario y solidario, por delante de emblemas u objetivos mas particulares ha hecho que la participación haya sido una de las más importantes, tanto en la manifestación de Burgos o Aranda como en el número de autobuses que de toda la provincia se desplazaron a Madrid (9).

Caminaste hasta Madrid, ¿Cómo fue el recibimiento de los caminantes en las distintas localidades?, ¿ te sorprendió la manifestación tan multitudinaria?
La organización, al menos en lo que hemos vivido en las provincias de Burgos, Segovia y Madrid ha sido muy importante, esmerada y participativa: la recepción en las distintas localidades, incluso en las pequeñas; la preparación de los lugares donde hemos pernoctado, las manifestaciones y actos públicos, en los que nos preparaban la comidas, cenas y desayunos, incluso algunos aprovisionamientos en ruta, nos venían sorprendiendo y animando pueblo tras pueblo. No os imagináis, qué abrazos y que alegría en la medida que crecía el grupo de caminantes o cuando nos informaban de como se completaban los autobuses en nuestras localidades. Superando la falta de información de los grandes medios de comunicación, no por el contrario los medios de comunicación alternativos. La Mani de Madrid, a quién no ha sorprendido?, organizadores, ausentes, gobiernos, autoridades, medios nacionales y extranjeros.

La Marcha de la Dignidad ha logrado la unidad de gran parte de la izquierda burgalesa, al menos temporalmente ¿ves importante que siga adelante?
Yo creo que ya es un referente y un objetivo a superar por la militancia. Es necesario e imprescindible, si queremos cambiar el rumbo que nos esta llevando este sistema liberal y capitalista, falto de democracia, injusto y anti-solidario. Pero no está todo hecho, tenemos que seguir alimentado, ampliarlo a niveles regionales, nacionales e incluso internacionales y tenemos que valorar, cuidar y posibilitar la creciente participación de la ciudadanía, trabajadores, parados, estudiantes, … … precarios, desahuciados, … … …
 
Como conclusión, Manolo. ¿Crees que el miedo está cambiando de bando?
Por supuesto, poco a poco, caminamos juntos.

Absolución para los detenidos en Torrelavega en la Huelga General del 14N

Izquierda Anticapitalista de Cantabria

En la última huelga general del 14 N, fueron detenidos en Torrelavega dos trabajadores por integrar uno de los piquetes informativos de la misma. La fiscalia les pide 16 meses de cárcel, una indemnización de unos 4.000 Euros, más el coste de la estilográfica Mont Blanc que al parecer perdió uno de los policias. La Asamblea por las Libertades y Contra la Represión (LIBRES), está impulsando varias acciones y movilizaciones. La campaña "un boli para la poli", que consiste en la recogida de bolis en distintos puntos de la ciudad para realizar un boli gigante y devolverle al policia el "boli perdido". También se han organizado dos concentraciones en solidaridad con los detenidos: el lunes dia 28 a las 20 horas en la Delegación del Gobierno de Santander y el dia del juicio que tendrá lugar el martes dia 29 a las 10 horas en los juzgados de la C/ Alta, donde también se realizará la perfomance para entregar el boli perdido. Desde Izquierda Anticapitalista de Cantabria nos sumamos y hacemos un llamamiento a la participación en las acciones en solidaridad con los encausados y exigimos su libre absolución, a la vez que dejamos de manifiesto nuestra oposición contra la creciente y permanente criminalización de la protesta social.

lunes, 21 de abril de 2014

Video forum Anticapitalista: Miércoles 23 de abril a las 21h en el Entresuelo proyección de la película "El espíritu del 45" de Ken Loach (2013)

El próximo miércoles 23 de abril a las 21h en el Pub Entresuelo, Izquierda Anticapitalista te invita a la proyección de la última película de Ken Loach: "El espíritu del 45".
"¿Remataremos nuestra victoria sobre el fascismo?" Es casi una de las primeras preguntas que se plantean en la nueva película de Ken Loach, El espíritu del 45, cine documental de valioso contenido, con el que el cineasta británico hace un llamamiento a la lucha contra el capitalismo y sus vasallos, donde proclama los males de las políticas conservadoras y desde donde advierte de la fatalidad si el gobierno (en este caso el británico) consigue privatizar la Sanidad. "Estaremos acabados -dice uno de sus protagonistas-. Hay que impedirlo haciendo lo que haga falta, incluso violando la ley".


martes, 15 de abril de 2014

14 de Abril: Entrevista a Jaime Pastor

1. La crisis de la monarquía es evidente, ¿cree usted que ha llegado el momento de reclamar la III República?

Respuesta: Efectivamente, esa crisis está a la vista pero, dadas las limitaciones con las que tropieza todavía la difusión de un imaginario republicano popular, hay que reconocer que existe aún un margen en el bloque de poder dominante para tratar de resolverla mediante una operación sucesoria, acompañada de algunas autorreformas de fachada que busquen neutralizar el rechazo que se extiende hacia esa institución. Mayor razón, por tanto, para cuestionar a la monarquía en un sentido alternativo frente a los de arriba e incluso a quienes están haciéndolo desde la extrema derecha.

2. Las tensiones territoriales ponen de manifiesto los límites de la Constitución de 1978. ¿Es necesaria una nueva constitución, que opte por un modelo republicano federal?

R: Que las “tensiones territoriales”, principalmente ahora en torno al conflicto catalán y a la recentralización política actual, están cuestionando el “modelo” autonómico es evidente. El problema está en que antes de plantear una nueva Constitución que opte por un modelo republicano federal habría que conocer la opinión de pueblos como el catalán sobre cuál es el tipo de relación que quieren mantener con otros pueblos del Estado: ¿federal, confederal, independiente? Sólo después de conocerla cabría valorar si se plantea un común modelo republicano federal o, por el contrario, un proceso de constitución de Repúblicas que a continuación llegaran voluntariamente a acordar algún tipo de relación distinta de la actual.

3. La acentuada pérdida de derechos de los trabajadores y de los ciudadanos ¿exige la creación de un gran movimiento democrático por la República?
 
R: El vaciamiento de los derechos de ciudadanía en general y, sobre todo, de los sociales es cada vez mayor. Haría falta promover un gran movimiento plural a favor de la ruptura con este régimen y por la libre unión republicana de nuestros pueblos; un horizonte que debería ir estrechamente unido al rechazo al pago de la deuda ilegítima (empezando por la derogación del artículo 135 de la Constitución vigente) y al blindaje constitucional de nuestros derechos y bienes comunes, objetivos que sin duda nos confrontarían con la troika y nos exigirían unir nuestras fuerzas con, al menos, los pueblos del Sur de Europa.

¿(Auto)Reforma constitucional o derecho a decidir?

Jaime Pastor | Viento Sur

El desarrollo de la sesión del 8 de abril en el Parlamento español ha vuelto a poner en evidencia la ceguera voluntaria de los dirigentes de los dos grandes partidos ante el creciente apoyo que encuentra en Catalunya la reclamación de una consulta sobre su futuro político. Lo único que han podido ofrecer, tímidamente el PP y más abiertamente el PSOE, es la propuesta de una reforma constitucional como alternativa al derecho a decidir. Un falso camino en el que ni ellos mismos creen, conscientes de que difícilmente se podrían limitar a abordar la modificación del “modelo territorial” a la vista de las diversas grietas abiertas dentro de un régimen en crisis profunda. La experiencia de la “Transición”, cada vez más desmitificada, ha sido ya suficiente para creer en otra que no sería sino su caricatura, al servicio simplemente del lavado de cara de una elite corrupta que se resiste a desaparecer del escenario.

Ni siquiera se ha podido escuchar de Rajoy, Rubalcaba o Alonso una sola mención a la puerta abierta que la sentencia del Tribunal Constitucional del pasado 25 de marzo ofrece cuando llama al “diálogo” para abordar los problemas “derivados de la voluntad de una parte del Estado de alterar su estatus jurídico” y reconoce que el derecho a decidir “expresa una aspiración política susceptible de ser defendida en el marco de la Constitución”. Por mucho que hayan querido desmarcarse de la “democracia militante” que critica ese Tribunal, es esa concepción autoritaria y de trágico recuerdo la que emplean los líderes de esos partidos para proclamar cínicamente el blindaje de una Constitución que, como se lo recordaron representantes catalanes y vascos, no tuvieron reparo alguno en modificar a toda prisa en uno de sus artículos, el 135, para una nueva cesión de soberanía ante la “dictadura de los mercados”.

Lo mismo cabe decir de la oferta de modelo federal de Rubalcaba, siempre con el referente alemán y con miedo a hablar de plurinacionalidad para no asustar a sus aliados del PP y a muchos de sus propios “barones” en la defensa de la “unidad de España”. Una política a la que, por desgracia, se ha subordinado un PSC a la deriva, contradiciendo lo que prometieron en su programa electoral.

Si a todo esto sumamos una Rosa Díez, a la cabeza de una UPyD aspirante a ser futura bisagra entre PP y PSOE, blandiendo la bandera del nacionalismo español más beligerante en la negativa al diálogo y en la demonización del soberanismo y el independentismo catalán, pocas dudas caben de que con esas fuerzas políticas no será posible llegar a un acuerdo en torno a una vía legal para el reconocimiento del derecho a la consulta. Ni su concepción de la “democracia” –reducida, por mucho que la maticen luego, a la obediencia a la “sagrada” Constitución-, ni su interés en querer seguir cohesionando a una parte de su electorado frente a un “enemigo común” –los otros nacionalismos-, ni, en fin, su falta de voluntad política se lo permiten.

Su táctica de reducir el aumento del independentismo al mero agravio fiscal o a la “hispanofobia” tampoco pareció muy eficaz. En efecto, pese a sus esfuerzos, especialmente por parte de la líder de UPyD, ni el “España nos roba” ni la reivindicación de las esencias catalanas salieron en los discursos de la delegación del Parlament. Más bien vimos lo contrario: no faltó por parte de ésta una invitación a los pueblos de España a tender puentes y a, en el caso de crear un nuevo Estado en el futuro, buscar nuevas formas de cooperación como buenos vecinos; también fue oportuna la denuncia, sobre todo desde ICV-EUiA, del doble rasero de los principales partidos de ámbito estatal a la hora de ceder soberanía a los de arriba y, en cambio, negarse a hacerlo a la ciudadanía y a Catalunya en la defensa de sus derechos frente a los recortes y a la recentralización en marcha. Las intervenciones de PNV, Amaiur, BNG o Compromís a favor de la reivindicación catalana sirvieron, por encima de las diferencias, para avisarles de los nuevos desafíos con que se pueden encontrar en el futuro quienes, con su miedo a la democracia, están actuando como “separadores” de esa España de la que tan apasionadamente se reclaman. No sorprende, por eso, que alguien recordara en el debate al poeta Joan Maragall y su Oda en medio de la gran crisis de 1898, en la que acababa con un “Adéu, Espanya!”.

Sólo quedaron como “argumentos” la reiterada declaración de que el derecho de autodeterminación no existe en ninguna Constitución y la amenaza del desastre económico fuera de la Unión Europea. Con el primero siguen resistiéndose a reconocer que los precedentes de Quebec y Kosovo y, ahora, de Escocia han acabado conduciendo a su reconocimiento legal como “derecho-remedio” una vez agotadas todas las vías de acomodo dentro del Estado del que forman parte. Eso es lo que ocurre precisamente con Catalunya tras la frustrada experiencia de la reforma del Estatut y, ahora, el rechazo parlamentario a la propuesta de transferencia de la competencia para convocar un referéndum consultivo. Con el segundo tratan de ocultar algo cada vez más evidente: que hoy el austericidio que impera en la Unión Europea se está convirtiendo en una pesadilla para los pueblos del sur de la eurozona y que tanto España como Catalunya deberán replantearse, más pronto o más tarde, su obediencia fiel a los dictados de la troika y de sus gobiernos si quieren salir de su empobrecimiento creciente, como bien denunciaron los convocantes de las Marchas de la Dignidad.

Bloqueada ahora esta primera vía legal, quedan otras ya previstas por la Generalitat, entre ellas una nueva ley de consultas populares del Parlament catalán y, si ésta fuera también recurrida, la declaración unilateral de independencia tras unas elecciones anticipadas. Con todo, lo importante es que no son Artur Mas ni CiU, ni siquiera ERC quienes marcan el guión sino todo un movimiento social transversal el que está detrás de esta demanda con su propia agenda. Es ese nuevo actor colectivo y plural el que está abriendo una brecha en la lucha contra este régimen que deberíamos saber aprovechar desde fuera de Catalunya para profundizar sus grietas. El llamamiento de las Marchas de la Dignidad, que culminaron en Madrid el pasado 22 de marzo con una de las manifestaciones más masivas que hemos conocido durante nuestra historia reciente, y a pesar de la criminalización sufrida posteriormente, significó un paso adelante en ese sentido: exigiendo no sólo el “no pago de la deuda, ni un recorte más, fuera los gobiernos de la troika, pan, trabajo y techo para todos y todas” sino también el derecho de los pueblos a “ejercer su soberanía” y su “derecho a decidir”, nos ofrecen un programa de acción común que deberíamos acompañar de una agenda que tuviera también, por qué no, en el próximo 9 de noviembre, fecha anunciada para la consulta en Catalunya) una ocasión para “golpear juntos” a este gobierno y a este régimen.

8/04/2014
Jaime Pastor es editor de VIENTO SUR