martes, 28 de abril de 2015

PRIMERO DE MAYO: RECUPERAR E INTENSIFICAR LA MOVILIZACIÓN DE LA CLASE TRABAJADORA

Otro año más en primero de mayo. Pero este año, así como los 5 últimos años, lo que simboliza el primero de mayo cada vez más adquiere una importancia vital para la clase trabajadora. La lucha por los derechos, garantías y dignidad de la gente trabajadora es hoy mucho más importante que ayer, y lo es porque partimos de más atrás. En algunos casos esa lucha se realiza en términos de supervivencia. El ataque a los salarios nominales ha producido un descenso de la masa salarial del 7% según el INE, cifra que el Banco de España tilda de conservadora, lo que hace que otras fuentes la sitúen en el 12% A esto hay que sumar que gran parte de las personas con edad de trabajar (más del 25%) se encuentra en situación de paro, y que más de un millón de familias no tengan ya a ningún miembro con ingresos. Los componentes de “pago en especias” que forman parte del salario (diferido), también se han visto drásticamente recortados: sanidad, educación y pensiones públicas. Mientras tanto, el número de ricos aumenta, así como la venta de artículos de lujo. También aumentan, respecto a años anteriores, los beneficios de las empresas del Ibex 35. Según el informe sobre pobreza de Cáritas del año pasado, “no existen precedentes previos de un aumento de la desigualdad social tan grande en un intervalo temporal tan breve”. Cada vez es más patente qué clases sociales somos las que estamos pagando el dinero perdido por el capital financiero cuando estalló la burbuja inmobiliaria: no lo están pagando quienes lo arriesgaron, sino los trabajadores y las trabajadoras. Además, las reformas laborales de Zapatero y de Rajoy hacen de los derechos laborales y de su reclamación agua de borrajas, siendo en muchos casos la jornada de 40 horas semanales, conquistada hace algo más de un siglo, un deseo demasiado generalizado en cada vez más sectores de personas asalariadas.

Sin embargo, este último año, lejos de suponer un repunte de la movilización social que refleje el malestar de la mayoría trabajadora, dicha movilización ha dado signos de debilitamiento. No es fácil analizar el origen de este hecho, máxime cuando ocurre en un momento en que las condiciones objetivas que empujan a las clases populares a la lucha social se hacen aún más grandes. Las respuestas, por tanto, habrá que buscarlas en las condiciones subjetivas. Por señalar algunas: este ha sido y es un año eminentemente electoral y con algunos cambios en el panorama político partidario. Podemos nació el año pasado y este es el año en que concurre a las elecciones municipales, autonómicas y estatales. Una dura prueba para una organización tan joven. En Podemos ha cristalizado la esperanza de gran parte de sectores populares, lo que ha hecho que muchos de los activistas sociales que se habían curtido en el último periodo de movilización se retiren de la calle para construir partido. Además, la propia esperanza en la vía electoral-institucional de una parte de la población, instigada también por miembros de la dirección de Podemos, supone un freno en la movilización y auto-organización de los propios movimientos que habían nacido de las clases populares para dar respuesta a la situación de injusticia social y de abandono que se estaba percibiendo. Paradójicamente, la aparición en positivo de Podemos puede suponer un freno a la movilización, sin la cual el propio Podemos no hubiera nacido. Desde el 2011, el ciclo de agitación social hizo que el consenso de las clases populares se situara en lugares donde consignas hasta ese momento marginales, tales como prohibición de despidos en empresas con beneficios, nacionalización de la banca y sectores estratégicos, aumento del SMI, etc. fueran comprensibles por un audiencia cada vez mayor. Además, dicho proceso hizo de la auto-organización de los y las de abajo un procedimiento normal para hacer frente a las problemáticas comunes: 15-M, stop desahucios, mareas, etc.

Es preciso, por tanto, seguir trabajando en los sindicatos, en los movimientos anti-desahucios, en las mareas, etc. y hacer de la movilización sostenida el lugar donde además de virar las condiciones subjetivas de la mayoría social hacia posiciones favorables para la clase trabajadora, seamos capaces de aprender cómo peleamos conjuntamente contra el enemigo común, o lo que es lo mismo: cómo somos nosotros y nosotras quienes ponemos soluciones políticas que pongan en tela de juicio el actual reparto de la riqueza. Ser protagonistas activos y no esperar pasivamente a la llegada de un nuevo Mesías.

Se prevé una Huelga General para el próximo otoño. Hacer de ella un éxito, y evitar que nuevamente ese día se convierta en una fecha asilada con la que las burocracias sindicales cubran expediente, es tarea de todos los trabajadores y trabajadoras. Ello requiere: calentar la jornada de huelga aún antes de la huelga misma, pugnar por comités de huelga abiertos en los que sean los y las trabajadoras en asamblea quienes decidan sobre la continuidad o no de la misma y que sea ahí donde se forje una verdadera unidad sindical, planificar balances de continuidad tras la jornada de huelga, … y sobre todo, que el día del paro sea todo un éxito, y que demuestre que quienes producen no son quienes poseen los medios para producir. Quienes produjeron todo lo que hoy nos rodea, lo producimos y lo seguiremos produciendo fuimos y seguimos siendo el pueblo trabajador: ¡Que viva el primero de mayo y que viva la lucha de la clase obrera!



viernes, 24 de abril de 2015

Solidaridad con la huelga de los trabajadores de MOVISTAR

Anticapitalistas: "No son posibles dos orientaciones diferentes para la intervención en Podemos"

eldiario.es
Anticapitalistas  expulsó a sus militantes de Málaga, Granada y Almería mediante una resolución aprobada por la coordinadora federal sin pasar por la secretaría política. En la resolución, que se votó y aprobó el 21 de febrero, se justifica la expulsión con el siguiente argumento: "En la situación actual no son posibles dos orientaciones diferentes respecto a la orientación de la intervención en Podemos. Menos aún, cuando son contradictorias".
El texto acusa a los expulsados de poner en práctica una orientación opuesta a la trazada desde la dirección confederal de Anticapitalistas aprovechando la "mayoría coyuntural" de la que gozaban en los órganos andaluces. La resolución arroja algo de luz respecto a las razones de la dirección de Anticapitalistas, que hasta este momento se ha negado a responder o a ofrecer explicación alguna de esta división que ha culminado con la expulsión de 60 militantes.
El documento, ejecutivo desde que se aprueba, expulsa en bloque a los colectivos de Anticapitalistas de tres provincias andaluzas (Málaga, Granada y Almería) y concede la representatividad exclusiva de la región a los colectivos de Cádiz, Sevilla y Huelva. "Los hasta ahora colectivos de Anticapitalistas en Granada, Málaga y Almería dejan de pertenecer a Anticapitalistas. Las personas de estos colectivos que forman parte de instancias confederales de anticapitalistas dejan de pertenecer a las mismas", se lee en el texto.
La web de Anticapitalistas ya no contiene enlaces a las webs o páginas de Facebook de los colectivos no reconocidos. La resolución fue presentada a la coordinadora confederal, encargada de aprobarla o rechazarla, sin que pasara antes por ningún otro órgano, según denuncian los expulsados, que aseguran que antes debería haber sido visto por la secretaría política.
El texto confirma que la expulsión se produce porque los colectivos de Anticapitalistas en Málaga, Granada y Almería mantienen una posición diversa a la adoptada por la dirección nacional respecto a la participación en Podemos. La resolución describe una situación en la que un sector supuestamente en minoría (los expulsados) pone en práctica una orientación distinta para intervenir en Andalucía, "aprovechando la mayoría coyuntural de que disfruta en la SPA [Secretaría Política Andaluza] y bloqueando cualquier expresión orgánica de la opinión del conjunto de Anticapitalistas en Andalucía".

Una expulsión "ni legítima ni esperable"

Según se desprende del documento, que reflejaría la opinión de la dirección estatal de Anticapitalistas, la forma de intervenir en Andalucía tras la asamblea 'Sí se puede', celebrada en otoño, había quedado debatida y establecida desde diciembre y no fue acatada por el sector rebelde. Los expulsados admiten las disensiones, pero añaden que la expulsión no es legítima ni era esperable.
Este medio ha intentado, sin éxito, conocer la versión tanto de la dirección andaluza como de la dirección estatal de Anticapitalistas. Ha escrito al correo genérico y ha contactado con Jesús Rodríguez (miembro de la ejecutiva andaluza y parlamentario electo por Cádiz) y con Raúl Camargo (miembro de la secretaría confederal y candidato por Podemos a la Asamblea de Madrid) en cuatro y en dos ocasiones, respectivamente, y ha recibido largas o la callada por respuesta.
Izquierda Anticapitalista dejó de ser un partido político en enero para transformarse en asociación y que sus miembros pudieran así optar a cargos orgánicos en Podemos. En Andalucía, esto llevó a la candidatura de Teresa Rodríguez, finalmente pactada con el sector apadrinado por el grupo promotor que gira en torno a Pablo Iglesias. Sin embargo, al sector crítico que abanderaba Rodríguez le salió un grupúsculo aún más contestatario, con epicentro en las provincias orientales andaluzas, y las tensiones  con respecto a la postura a adoptar por Anticapitalistas acabaron teniendo su reflejo en el nuevo partido.
Andalucía desde Abajo, la lista encabezada por la malagueña Rocío Filpo, disputó la candidatura a la presidencia de la Junta y a la dirección del partido en Andalucía a la lista de Teresa Rodríguez. Esa lista está integrada, en parte, por miembros expulsados de Anticapitalistas (la propia Filpo) o desencantados con lo que entienden que es una "deriva pactista" de la gaditana tanto internamente (y de ahí, su acuerdo con Pablo Iglesias para presentar una candidatura unitaria) como institucional.

domingo, 19 de abril de 2015

EL PODEMOS ANDALUZ Y RUPTURISTA MARCHÓ POR LA DIGNIDAD EL 21M

A pesar de hallarnos a sólo un día antes de la cita electoral andaluza, fecha convocada por el gobierno de la Junta para pillar a Podemos con el pie cambiado, las y los compañeros anticapitalistas de nuestras provincias respondimos al compromiso con el objetivo marcado por la corriente de la que formamos parte, Andalucía desde abajo, de ser motor y punta de lanza de la movilización de las 2ª Marchas de la Dignidad. Estuvimos bien presentes en Madrid con nuestro propio cortejo y reivindicaciones.

Convencidos desde el inicio como el resto de los compañeros con los que militamos en Podemos de que lo que nos jugamos la mayoría social trabajadora no se va a dirimir únicamente en las urnas, teníamos este día la posibilidad de ser leales en la práctica a lo que defendemos en el proyecto. Acudimos dos autobuses desde Málaga y Granada y convergimos con los demás compañeros de Sevilla y Córdoba en Leganés, desde donde partimos con el lema: “No debemos, no pagamos, luchando Podemos”.

Si bien desde luego no encontramos a todos los militantes que habrían sido deseables de círculos del estado con posiciones similares y como la ocasión merecía, quisimos y llegamos a ser una buena representación del Podemos que busca la ruptura política y económica en Andalucía y el resto del estado y que cree que un verdadero programa de cambio real no se sostiene si no es respaldado masivamente en la calle impulsando las luchas que el ciclo post-quincemayochista abrió y del que Podemos es heredero.

Recorrimos por la mañana los accesos a Madrid integrados como el año pasado en la columna andaluza, y aunque la emoción y el recibimiento de los bomberos y sanitarios del Hospital 12 de Octubre no fue igual, la solidaridad de clase volvió a respirarse. Nuestro cortejo entró en la capital con lemas como “Con Susana Díaz más recortes todavía” que recordaban que no aceptamos ninguna austeridad, tampoco la cómplice de IU: “Rajoy, Griñán, Valderas, los 3 tienen tijeras”.

Los militantes de Andalucía desde abajo hicimos nuestros los ejes de estas Marchas de la Dignidad y pusimos especialmente el acento en el conjunto de las reivindicaciones imprescindibles y genuinas de los inicios pero que han sido progresivamente apartadas del programa: reforma agraria, impago de la deuda, desahucios cero, banca pública, reparto del trabajo y de la riqueza, etc. Sostuvimos esta movilización unitaria como propia de Podemos para ser una fuerza leal a los de abajo y poder imponer la ruptura con la lógica del capital en beneficio de la gente trabajadora.



Naufraga una embarcación cerca de Lampedusa con 700 personas a bordo: se teme que sea la peor “tragedia” migratoria de la historia del Mediterráneo

El genocidio migratorio del capital suma y sigue. A las cerca de 450 víctimas que ya se habían conocido esta misma semana, se añade ahora lo que algunos organismos están denominando ya como “la peor tragedia en la historia del Mediterráneo”. En menos de una semana, más de 1000 personas podrían haber perdido la vida […]

Un barco con 700 inmigrantes a bordo ha naufragado esta pasada noche frente a las costas de Libia. Si bien al menos 28 de ellos han sido rescatados, se teme que el número de fallecidos se aproxime a varios centenares. Una masiva operación de rescate se ha puesto en marcha desde Italia para tratar de evitar la tragedia que podría ser la mayor en la historia del Meditarráneo.El genocidio migratorio del capital suma y sigue. A las cerca de 450 víctimas que ya se habían conocido esta misma semana, se añade ahora lo que algunos organismos están denominando ya como “la peor tragedia en la historia del Mediterráneo”. En menos de una semana, más de 1000 personas podrían haber perdido la vida en las aguas del “Mare Nostrum”. Una auténtica barbarie que sigue sin tener final, con la complicidad de las autoridades pertinentes y, sobre todo, las leyes migratorias aprobadas por éstas.

El incidente tuvo lugar justo en la frontera marítima de Libia, a unos 190 kilómetros de la costa italiana de Lampedusa. La emergencia fue declarada en torno a la medianoche, cuando los inmigrantes hicieron volcar el barco al desplazarse hacia un lado de la embarcación cuando vieron aproximarse a un barco mercante portugués que se dirigía a ayudarles tras la alerta del servicio de Guardacostas italiano.