lunes, 22 de septiembre de 2014

Nuestros cuerpos, nuestras vidas, ¡nosotras decidimos!

El 28 de septiembre es ya una fecha importante en las convocatorias feministas que se dan a nivel mundial. Ya van casi quince años desde la primera vez que celebramos este día. Pero este año es especial y sumamente importante para el estado español. Si se confirman las noticias que nos han ido llegando en los últimos días, el PP retirará lo que iba a ser la nueva ley del aborto, con la que nos ha tenido amenazadas durante varios años. 

Su intento de controlar el cuerpo y la vida de las mujeres ha sido contestado por un movimiento feminista que ha luchado y seguirá luchando por los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. Pero también por el derecho a la vida, frente a aquellos que nos dictan qué tenemos que hacer; frente a aquellos que pretenden que seamos simples incubadoras; frente a aquellos que quieren que traigamos hij@s al mundo para después olvidarse de ell@s. Por el derecho a la vida la vida de las miles de mujeres que mueren en abortos clandestinos a diario. 
 
Este intento de recuperar los roles familiares y de género tradicionales ha sido combatido por millones de mujeres y hombres feministas que se niegan a retroceder en los derechos de las mujeres. Sólo éstas pueden decidir sobre su propio cuerpo y si quieren/queremos o no ser madres. 

Pero no podemos olvidar que con la actual ley del PSOE el aborto tampoco es libre. Así que seguiremos saliendo a la calle y luchando por el derecho a decidir de las mujeres. No queremos la ley de Gallardón, pero tampoco la que tenemos. Exigimos una nueva ley que contemple las demandas del movimiento feminista donde:
  • La IVE se realice en centros públicos, y no en centros concertados o privados. Hoy el 98% de los abortos se realizan fuera de la pública.
  • No se cuestione nuestra capacidad para tomar decisiones, no queremos irnos a casa a repensar nuestra decisión. Exigimos la retirada del período de reflexión. 
  • Se despenalice el aborto, se retire del código penal y se dé el reconocimiento legal del derecho a interrumpir el embarazo de forma libre.
  • El derecho a la reproducción asistida de cualquier mujer esté garantizado de forma libre, gratuita y por la sanidad pública. Reconocimiento de los derechos reproductivos y sexuales para todas.
  • Se recoja una educación afectivo-sexual que rompa con los roles de género tradicionales y con la heteronormatividad, que no sólo nos hablen de anticonceptivos, enfermedades de transmisión sexual y los aspectos biológicos de la reproducción. Queremos que se contemplen todas las preferencias sexuales en relaciones de igualdad y respeto.
  • Por supuesto, se pongan los medios económicos, materiales y humanos para poder desarrollar todas estas demandas en las mejores condiciones.


Por estos motivos, desde Izquierda Anticapitalista nos sumamos a las movilizaciones que se darán en todo el estado el 28 de septiembre.




¡Educación sexual para decidir; anticonceptivos para no abortar; aborto libre, seguro y gratuito para no morir!

¿Qué habría pasado en Escocia si hubiera ganado el si?

Alberto Loja, militante de Izquierda Anticapitalista Granada

El pasado 18 de Septiembre de 2014, a unas horas de que se cerraran las urnas y conociéramos los resultados del referéndum por la independencia escocesa, todos los medios de comunicación unionistas y del régimen del Estado español se frotaban las manos ante los sondeos que apuntaban una victoria clara del no.

Recomiendo, antes de continuar mi reflexión, para quien desconozca la situación escocesa a fondo, el completo y breve artículo publicado en esta misma web titulado "Escocia y el referéndum por la independencia" por el camarada griego Alexis Liosatos, militante de Kokkino, traducido por el compañero Tomás Martínez: http://www.anticapitalistas.org/spi...

En el Estado español hemos podido comprobar cómo la prensa del régimen, destacando los servicios informativos de Radio Televisión Española, ha metido miedo durante la semana de la Diada con una clara táctica de doctrina del shock alertando de la fuga de capitales y la devaluación de la libra esterlina frente al euro que se producía inmediatamente tras conocerse las primeras encuestas que daban la victoria al sí.

Sin embargo durante la jornada del referéndum la bolsa de Londres y la libra esterlina registraron subidas, lo que se interpreta como el voto de confianza de los inversores al no y a que al día siguiente el Reino seguiría siendo Unido y de la Gran Bretaña.

Otra lectura podría haber sido que Londres y la Unión Europea ya tenían preparado un paracaídas para estabilizar un resultado rupturista. Escocia, aunque pequeña, es una joya importante de la Corona. De hecho, Alex Salmond, líder del Partido Nacionalista Escocés y experto en economía petrolera y ex ejecutivo de uno de los principales bancos de Escocia, ya ha regalado los oídos de las multinacionales y grandes empresas prometiendo una Escocia independiente con una fiscalidad más baja que Reino Unido.

Tras la derrota, el primer ministro británico David Cameron ya se ha comprometido a iniciar un plan de reformas constitucionales para conceder mayor autonomía no sólo a Escocia sino al resto de naciones que integran el Reino Unido, incluida Inglaterra, la única de las cuatro que carece de parlamento y gobierno autónomo. Este referéndum tras el no, desde mi punto de vista, queda como paradigma del "cambiar todo para que nada cambie". Tanto es así que Salmond, decepcionado, ha anunciado su dimisión como líder de gobierno, cargo que ocupa desde 2007, y como líder de partido para Noviembre de este año. Resumen el clima de estancamiento las irónicas declaraciones del viceministro principal norirlandés Martin McGuinness, del Sinn Féin, quien ha dicho que "Ya nada será lo mismo para Escocia ni para ningún lugar" y ha exigido un referéndum por la unificación de la Irlanda ocupada a la República de Irlanda.

Este interminable conflicto dentro de las Islas Británicas, referéndum que, sin embargo, puede ser convocado en cualquier momento por la/el Secretaria/o de Estado de Irlanda del Norte, designada/o por el Primer Ministro británico, tras el Acuerdo del Viernes Santo. Pero, ¿qué habría cambiado en Escocia si hubiera ganado el sí?

El primer ministro David Cameron, amenazando que una victoria del sí "le partiría el corazón", estaba arropado por su socio de gobierno, el viceprimer ministro demo-liberal Nick Clegg, y el líder de la oposición, el laborista Ed Miliband; la reina Isabel II, sin embargo, no quiso pronunciarse sobre una "decisión del pueblo escocés": es natural que el secesionismo escocés del SNP no le quitara el sueño. La consulta del SNP no planteaba la cuestión republicana y hay una facción de los nacionalistas escoceses que apuestan por que la jefatura del nuevo Estado escocés continúe siendo ostentada por el/la monarca británica/o, como ya ocurre en otros países de la Commonwealth. Los tronos de Inglaterra y Escocia se unificaron de facto en 1603 con la proclamación de Jacobo VI de Escocia, de la casa Estuardo, como rey de Inglaterra, siendo el legítimo heredero a la Corona inglesa tras la muerte sin descendencia de Isabel I de Tudor; la unión de iure nació en 1707 con la primera Union Act, inspirada más bien por intereses imperialistas de ultramar que por vínculos de sentimiento nacional.

El independentismo escocés, por muy nacionalista que se diga el SNP, no es nacionalista. La mayoría de sus símbolos nacionales (sí, esos que Hollywood ha explotado) nacen en el romanticismo, con autores literarios como Walter Scott. Escocia carece de lengua propia, de una tradición religiosa en los últimos dos siglos que la distancie de Inglaterra y, lo más importante, de un pasado histórico de opresión nacional y cultural como pueblo. Es más, junto a sus vecinos del sur, enarbolaron la bandera imperial británica por todo el globo del durante siglos.
El nacionalismo del SNP se asienta sobre los vastos yacimientos petróleo descubiertos en el Mar del Norte a finales de la década de los 60 y principios de la década de los 70, cuya gestión y tributación desde entonces ha servido para los nacionalistas escoceses como argumento principal para la secesión y el mantenimiento del Estado independiente, que se tradujo en elevados réditos electorales para un partido entonces minoritario. Los millones de dólares generados de las tasas sobre los ingresos del crudo acaban en las arcas de Londres.

Si el sí ganase hoy, Escocia pasaría a recaudar el 91% de la tasa. El proyecto nacional del SNP es la creación de un petro-estado proteccionista que garantice el bienestar social. El ensañamiento de los gobiernos de Margaret Thatcher con las trabajadoras y trabajadores de la industria y la minería escocesas hicieron virar el voto de la población hacia la socialdemocracia, representada entonces por los laboristas, y el nacionalismo populista del SNP; con la Tercera Vía de Tony Blair, la reconfiguración del proyecto socialdemócrata escocés recayó en el SNP.

Comparemos las condiciones materiales de dos concejos que han votado antagónicamente: por un lado, Glasgow (53,5% sí; 46,5% no; participación: 75%) y, por otro lado, el concejo (también llamado "reino", ’Kingdom’) de Fife (45,00% sí; 55,00% no; participación: 84%). A partir de la década de los 80 Glasgow sufrió una desindustrialización que la ha tornado en una economía fundamentalmente del sector terciario, dominada por la Administración pública, sanidad, venta al por menor, y negocios y finanzas.

Glasgow, que celebró por todo lo alto la muerte de Thatcher, cuya capital ha sido históricamente la avanzadilla del sindicalismo escocés contra las políticas de la Dama de Hierro, presumió de ser el área metropolitana que más desempleo tuvo en el Reino Unido en 2013 según la Oficina de Estadísticas Nacionales: 30,2% de hogares sin personas adultas empleadas entre 16 y 64 años ha sido el dato sin gran variación en los últimos ocho años. Salarios bajos, jornada laboral muy reducida, contratos eventuales, infraempleo. El nivel de empleo en Glasgow estaba ocho puntos por debajo de la media escocesa en 2013: una situación que contrasta mucho con la de Fife.

En esta última región, comunicada con Edimburgo a través de un colosal puente que facilita el transporte de mercancías, se encuentran implantados el mayor centro de distribución que Amazon tiene en Reino Unido, la mayor grúa pórtico de Reino Unido, una multinacional noruega de procesado de pescado, una embotelladora de espirituosos Diageo, industria multinacional de telefonía móvil e informática, industria de fabricación e instalación de energías renovables, industria siderúrgica enfocada a las petrolíferas y las renovables… y el nivel de empleo a sólo un punto por debajo de la media de Escocia y de Reino Unido según los datos de julio de 2014 de la institución Fife Economy Partnership.

Las campañas de la prensa británica y de los grandes partidos unionistas (especialmente la del "Better Together" de los laboristas, que ha sido apodada "del miedo") han sido verdaderas filmografías de terror apocalíptico y catastrofista. El Sunday Post llegó a escribir que el SNP financiaría al nuevo Estado Islámico de Siria e Irak por apoyar éstos supuestamente la independencia escocesa.

Escribía arriba que el independentismo escocés no es un movimiento genuinamente nacionalista, aunque haya sido secuestrado por dicha tradición. El SNP ha sabido cómo reconducir las aspiraciones del movimiento obrero escocés, en sus distintas expresiones sindicales y sociales, hacia su propio proyecto político burgués. Por ejemplo, en el siglo XIX en Edimburgo nacieron las primeras universidades obreras por iniciativa de la Asociación Internacional de Trabajadorxs, con una gran cuota de matriculadas y matriculados, gratuitas y universales.

El movimiento obrero llegó a construir tal hegemonía cultural que hoy la educación en Escocia es gratuita, pública y universal desde párvulos hasta el posgrado; el sistema de las universidades de la Internacional obrera llegó a contagiarse incluso a las universidades estatales (véase la de St Andrews o la de Edimburgo, de las más antiguas de Europa).

El referéndum escocés, aunque pactado bilateralmente entre los gobiernos políticos de Edimburgo y Londres, surge del impulso de décadas de movilización social y sindical del movimiento obrero en Escocia contra la ofensiva neoliberal. En Londres ha localizado la clase obrera escocesa "el comité de administración de los negocios de la burguesía". La expresión democrática del pueblo escocés sobre la autodeterminación nacional, en Cataluña el 9 de Noviembre mediante la desobediencia civil, es ejercicio de un derecho fundamental que nos conduce a considerar inevitablemente también el derecho de un pueblo a decidir la gestión de la propiedad y los recursos naturales.

Por eso, en mi opinión, el resultado del referéndum es quizá un fracaso táctico de la clase obrera escocesa por la vía independentista, pero no estratégico, puesto que la cuestión nacional, bajo mi criterio, no es elemento inseparable de la emancipación obrera escocesa. No perdamos la esperanza de ver desestabilizarse el Reino Unido y la Europa de la Troika como en el periodo de 1916-17 los pueblos obreros y campesinos de Irlanda y Rusia resquebrajaron los dos imperios más vastos del mundo.

Por supuesto, digamos sí a una Escocia independiente, pero delimitemos, bajo la bandera del internacionalismo obrero, unas fronteras para el nuevo Estado que no puedan sobrepasar los viejos poderes que sojuzgan y explotan a nuestra clase. ¿Qué independencia queremos? ¿Sobre qué queremos decidir? Parafraseando al líder socialista obrero irlandés James Connolly, nacido y criado en los suburbios industriales de la capital escocesa: si mañana echáis al ejército inglés, desterráis la Union Jack e izáis la Cruz de San Andrés solitaria sobre el Castillo de Edimburgo; a menos que emprendáis la organización de una república socialista todos vuestros esfuerzos habrán sido en vano.

Inglaterra todavía os dominará. Lo hará a través de sus capitalistas, sus terratenientes, a través de todo el conjunto de instituciones comerciales e individuales que ha implantado en este país y que están regadas con las lágrimas de nuestras madres y la sangre de nuestros mártires.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

¿Qué está ocurriendo en Palestina? II

Tras diversos intentos de tregua, el pasado 28 de Agosto se declara un alto el fuego permanente entre Palestina e Israel. Las siguientes líneas son otro modesto análisis de la operación “Margen Protector” y de la situación actual y futura en Oriente Medio.

Margen Protector
“Si yo tuviera en mi ejército la resistencia que Yenin tuvo en su campo, ya hubiera conquistado el mundo”. (Ariel Sharón, primer ministro israelí 2001-2006)

En Abril de 2002, tras ocho días de asedio a Yenin, Cisjordania-Palestina, el ejército israelí tomó el control del campo de refugiados dejando 631 muertos, de los cuales sólo 15 eran miembros de la legítima resistencia palestina. Ocho días fue capaz un campo de refugiados de plantar cara a gran número de helicópteros Apache, cazabombarderos F-16 y tanques y, en especial, al más rotundo silencio internacional.
El pasado 12 de Junio de 2014, con la excusa de la desaparición de 3 colonos en Hebrón pero con la única intención de castigar al pueblo palestino por alcanzar un gobierno de unidad nacional Hamas-Fatah, el ejército israelí irrumpió de nuevo en los pueblos y campos de refugiados en Cisjordania-Palestina secuestrando a cientos de jóvenes (en el momento de escribir estas notas se habla de más de 2.000 palestinos desaparecidos) mediante la habitual detención administrativa con el pretexto de ser miembros del partido islamista Hamas. Tras varias semanas y al menos 8 palestinos asesinados, Benjamin Netanyahu, actual primer ministro israelí, se vio obligado a reconocer que Hamas no estaba relacionado con la desaparición y muerte de los 3 colonos israelíes.

http://www.infolibre.es/noticias/mu...
Casi paralelamente, el gobierno israelí, presionado por sus sectores de la ultraderecha y “animado” por la carta blanca ofrecida por el parlamento europeo, da comienzo en Gaza-Palestina a la operación “Margen Defensivo”. Una vez más el ejército israelí se encuentra con la sorpresa de una resistencia palestina organizada capaz de responder a la embestida del cuarto ejército más poderoso del mundo.

Tras las primeras semanas de ataque y la destrucción del perímetro fronterizo de Gaza, Israel tiene que reconocer que no ha podido cumplir sus objetivos militares en la franja y, ante la incapacidad de desarticular a la resistencia, intensifica el asesinato de población civil palestina para generar presión social por parte de la población en Gaza que exija la rendición de la resistencia. Esta jugada no les funciona porque la población palestina está decidida a morir antes de continuar viviendo bajo el bloqueo al que está sometida.

http://electronicintifada.net/conte...
Ante las escandalosas cifras de muertos civiles palestinos y el ataque a las instalaciones de la UNRWA (Agencia de Naciones Unidas para los refugiados de Palestina), la ONU se ve obligada por primera vez en la historia a reconocer que Israel está cometiendo crímenes de guerra en Gaza.

http://www.elmundo.es/internacional...
http://elcomercio.pe/mundo/actualid...
Tras varios intentos de alto el fuego fallido y ante las presiones internacionales, comienza en El Cairo una ronda de negociaciones en la que Israel exige el desarme de la resistencia mientras Hamas impone el levantamiento del bloqueo sobre Gaza.

Israel se ve en una encrucijada: no consigue reducir a la resistencia palestina pero su población exige resultados en una operación militar que les ha supuesto un importante desgaste social. Esta tensión se dispara con el error de gestión del gabinete de Netanyahu que ordena el regreso a sus casas a la población israelí del sur en la frontera con Gaza sin conseguir una tregua en las negociaciones. La continuación de los ataques palestinos les obliga a huir de nuevo al llegar a sus hogares y se cobra la vida de un menor israelí.

http://www.elperiodico.com/es/notic...
Israel cambia entonces su política de agresión a ataques selectivos para presionar directamente a Hamas como coordinador de las facciones de la resistencia.

http://www.lacapital.com.ar/el-mund...
Netanyahu se ve finalmente obligado a aceptar un alto el fuego permanente sin conseguir ninguno de sus objetivos en Gaza: el desarme de la resistencia y la ruptura del gobierno de unidad nacional. Su popularidad cae en picado y comienza a recibir críticas de todos los partidos políticos israelíes.

http://www.20minutos.es/noticia/222...
El gobierno israelí tampoco ha conseguido hundir la moral de la castigada población palestina aunque nadie duda de que Israel no cumplirá una palabra de lo acordado como siempre ha hecho.

http://noticias.lainformacion.com/e...
El pueblo palestino siente que percibirá un alivio al bloqueo por la ampliación de la zona de pesca de 3 a 6 millas náuticas, la propuesta de apertura de la frontera para permitir la llegada de ayuda humanitaria y material para la reconstrucción de la franja (en la fecha de este artículo aún no ha comenzado a ingresar esta ayuda en Gaza) y la reanudación de las negociaciones este 29 de septiembre para la construcción de un puerto y un aeropuerto en Gaza. Respecto a su desfavorable situación en Gaza cuando se acordó el gobierno de unidad nacional,

http://www.elmundo.es/internacional...
Hamas se ha visto reforzado y en condiciones de intentar reposicionarse en el acuerdo de gobierno, lo que ya le ha llevado a los primeros encontronazos con Al Fatah:

http://www.latercera.com/noticia/mu...
Se le olvidó a Netanyahu la experiencia de su predecesor Ariel Sharon y salió escaldado de esta. Por no reconocer a tiempo que “nunca tendrá en su ejército la resistencia que Palestina tiene en sus campos”.
JPEG - 6.4 KB
Cortinas de humo
"Netanyahu afirmó delante de mí que acepta el Estado palestino y que sólo queda precisar los límites de las fronteras" (Mahmoud Abbas, líder de la Autoridad Palestina, 29 de Agosto de 2014)

Al día siguiente del anuncio de la tregua permanente, la Autoridad Palestina (AP) anunció su intención de declarar el Estado Palestino de acuerdo a las fronteras del 67 en un intento de afianzarse en su posición de representante (legal) del pueblo palestino.
http://www.telesurtv.net/news/Abbas...

JPEG - 9 KB
En el tema palestino, como en todos, el debate y sus opciones vienen marcados por el poder dominante, en este caso, la ocupación israelí. La ocupación arrastra a la autoridad palestina y a la opinión pública internacional a debatir sobre dos opciones clásicas – solución de dos Estados o solución de un único Estado - como si en ese debate estuviera la solución a los problemas en Palestina o, más aún, como si alguna de las opciones fuera factible por sí misma. El objetivo de este debate impuesto es desviar la atención de los verdaderos y diarios problemas del pueblo palestino: el bloqueo, la ocupación, el apartheid, los abusos constantes contra la población palestina de cualquier género y edad, los secuestros mediante detención administrativa incluido a menores, el robo de recursos naturales, la adquisición de nuevo territorio por la fuerza,…

La declaración de Estado Palestino con las fronteras del 67, comúnmente conocido como solución de dos Estados, es claramente injusto para el pueblo palestino que pierde el 78% de su territorio original, queda dividido en dos zonas inconexas (Gaza y Cisjordania) y deja parte de su población en el otro Estado: los árabes de Israel.

En cualquier caso, este planteamiento del mapa palestino es incompatible con el crecimiento y expansión de colonias hebreas en Cisjordania: actualmente hay alrededor de medio millón de colonos, carreteras de uso exclusivo para judíos y desvío de recursos naturales hacia las colonias en perjuicio del pueblo originario.

En contraposición aparece la otra opción, la solución de un único Estado palestino, más como respuesta al garrafal error de las Naciones Unidas (resolución 181 de la Asamblea General, 29 de noviembre de 1947, Partición de Palestina) que como resultado del análisis de la situación real y actual: un pueblo judío que se cree con legitimidad de ocupar con derecho exclusivo esa tierra con el apoyo explícito de todos los organismos internacionales.

Pero es que además el sionismo, el estado de Israel, no oculta que no tiene la menor intención de conformarse con ocupar sólo la Palestina histórica. Con independencia de si las dos líneas azules de la bandera israelí corresponden al Nilo y al Tigris indicando que toda la tierra entre esos dos ríos corresponde a ese “pueblo judío”, numerosas declaraciones de políticos israelíes apuntan a que Jordania también corresponde al “estado israelí” ya que perteneció al mandato británico de Palestina. Véase la intervención de Danny Ayalon, viceministro de asuntos exteriores de Israel:

http://my.firedoglake.com/edwardtel...
Ninguna de estas opciones aporta una salida a la situación de los más de 5,7 millones de refugiados palestinos ni una solución real a los problemas de Palestina. Son otro instrumento más introducido por Israel para dividir al pueblo palestino y a la solidaridad internacional con Palestina.

JPEG - 8.2 KB
Se escribe sionismo pero se lee fascismo
“No hay espacio para los dos pueblos en este país. No hay otra salida que transferir a los árabes a países vecinos, transferirlos a todos, que no quede ni una aldea, ni una tribu, ni un solo palestino, nadie” (Jaim Weizman, primer presidente de Israel)

El sionismo político diseñó la creación de un Estado exclusivamente judío en Palestina. Años antes de declararse la independencia de Israel, los judíos que llegaron a Palestina se organizaron en bandas que compraron la mayor propiedad posible y cometieron atentados contra objetivos británicos y árabes. La emigración judía a “Tierra Santa” (aliyah) fue promovida por la burguesía europea desde finales del siglo XIX como una alternativa más para librar a Europa de judíos. Holocausto y sionismo son curiosamente dos caras de la misma moneda: el hacinamiento de los incómodos judíos allá donde no se les vea.

Las comunidades judías dispersas por el planeta fueron convocadas al llamado de la creación de un estado en el que sentirse seguros, un estado en el que pudieran vivir con otros judíos del mundo con los que no tenían nada en común más que el hecho de haber aceptado este reclamo.

Como todo proyecto fascista, el sionismo se implanta en todas las clases sociales. La “Tierra Santa” ofrece propiedad y privilegios pero también vendió la promesa de los kibutz (comunas agrícolas). Bajo todas estas formas de convocatoria hay un proyecto de limpieza étnica del pueblo indígena. Lo único que convierte en “pueblo” a la población judía en Israel es la construcción de un enemigo común: el pueblo palestino. No en vano la mayoría de las crisis internas en Israel acaban pagándose sobre la espalda del pueblo palestino.

Bajo este sistema capitalista colonial, el pueblo, en su sentido más amplio, no se divide en buenos y malos, se divide en víctimas y otras víctimas. Los cientos de civiles asesinados en Gaza, los abusos en los checkpoints en Cisjordania, las políticas de apartheid en Israel, no son más que el reflejo de los y las jóvenes israelíes recibiendo entrenamiento militar y ensalzados socialmente por sus crímenes contra “el enemigo”.

En este sentido, los llamados movimientos pacifistas en Israel se han ido reduciendo hasta ser casi inapreciables desde el asesinato de Isaac Rabin (primer ministro israelí asesinado en 1995 por un ortodoxo radical) y el aumento de la ultraderecha ha sido vertiginoso ante el temor a un cisma en una sociedad que ya de por sí no tiene ninguna cohesión. La firma de los acuerdos de Oslo en 1993 entre el gobierno israelí y la OLP (Organización para la Liberación de Palestina) descargó de responsabilidad militar a la sociedad israelí al relegar el control de las zonas ocupadas a la constituida ANP (Autoridad Nacional Palestina).

Israel es víctima como tantos otros países de una crisis económica que afecta a la clase trabajadora y que la enfrenta con la burguesía. La burguesía utiliza también ese enemigo común, el pueblo palestino, para ganarse al pueblo judío y cortocircuitar la lucha de clases en Israel.

En Palestina, como pueblo ocupado, no existe burguesía propietaria de los medios de producción porque Palestina sencillamente no tiene medios de producción. Los únicos sectores sociales privilegiados en Palestina son los que han hecho tratos con la ocupación o negocios mafiosos aprovechando el bloqueo de Gaza. El pueblo palestino, en su mayoría desplazados internos, sobrevive con las ayudas de la ONU, la AP y organismos internacionales y apenas puede trabajar, ya que los medios de producción están en manos israelíes y tras la segunda intifada (año 2.000) la población palestina no tiene libertad de circulación.

JPEG - 6 KB
Socialismo o barbarie
La mayor parte de las resoluciones de las Naciones Unidas tratan sobre la cuestión palestina con el fin de “mantener el orden” en Oriente Medio. En contraposición, prácticamente ninguna de ellas ha sido cumplida por Israel que también incumple en su totalidad el derecho humanitario, en concreto la IV Convención de Ginebra, que trata sobre “la protección de la población civil en tiempo de guerra”. Sin embargo, ningún organismo oficial internacional, ni nacional ni supranacional, ha tomado ninguna acción contra el estado de Israel. Fuera de meras palabras de “condena”, Israel mantiene no sólo relaciones diplomáticas con la práctica totalidad de los gobiernos occidentales sino que además goza de Acuerdos Preferenciales con la Comunidad Económica Europea.

http://embassies.gov.il/madrid/News...
Pueden indicarse como excepción las medidas tomadas por varios gobiernos de América Latina, especialmente durante esta última operación sobre Gaza-Palestina.

http://www.espanol.rfi.fr/americas/...
La falta de respuesta de EEUU y Europa a los delitos del estado de Israel denota que los supuestos esfuerzos que se dedican desde las Naciones Unidas y sus estados miembros a la “resolución del conflicto palestino” es un puro ejercicio de hipocresía.

Lo que es más, el mantenimiento de lo que ellos llaman “el orden internacional” bajo este sistema internacional capitalista y neocolonial trae consigo de manera inevitable la violación sistemática de los derechos humanos, por más resoluciones que se generen como cortina de humo.

Socialismo o barbarie nunca fue tan evidente. El régimen burgués que llevó a Europa a generar 2 guerras mundiales en menos de 30 años no está dispuesto a ceder ni ápice de sus privilegios. La masacre del pueblo palestino es una muestra de lo que este sistema es capaz de hacerle a cualquiera que “sobre” a los intereses burgueses tal y como el pueblo palestino “sobra” al proyecto sionista. Más aún, la masacre del pueblo palestino por parte del pueblo judío en Israel, es un buen ejemplo de lo que este sistema es capaz de “hacer que nos hagamos unos a otros”.
El gueto de Tel Aviv
JPEG - 27.4 KB
“Escribe que soy árabe; que robaste las viñas de mi abuelo y una tierra que araba, yo, con todos mis hijos. Que sólo nos dejaste estas rocas... ¿No va a quitármelas tu gobierno también, como se dice? Escribe, pues... Escribe en el comienzo de la primera página que no aborrezco a nadie, ni a nadie robo nada. Más, que si tengo hambre, devoraré la carne de quien a mí me robe. ¡Cuidado, pues!... ¡Cuidado con mi hambre, y con mi ira! (Carné de identidad, Mahmoud Darwish, poeta palestino)

Israel es hoy en día un “fuerte con cañones apuntando en todas las direcciones”. El origen de su existencia, como decíamos, es la confección de enemigos comunes. No sólo el pueblo palestino, Líbano, Siria, Jordania, Egipto, todos sus vecinos, son o han sido en algún momento en estos últimos años enemigos directos de Israel.

EEUU dedica constantes partidas de sus presupuestos al sistema de “defensa” de Israel como manera de contentar al voto judío. Europa ofrece privilegios económicos a Israel a través de un Acuerdo Preferencial. Los gobiernos de los países árabes permanecen en silencio mientras Israel masacra al pueblo palestino ya que sus acuerdos con Israel les permiten garantizar su propia represión social.

La historia ha dado muestras sobradas de que el orden internacional cambia pero también de que el régimen que un día controla a todo un pueblo puede caer como un castillo de naipes el día siguiente. El sionismo es tan débil como efímeros son cada uno de sus aliados y el día en que ese fuerte ya no pueda mantener “sus cañones cargados”, el pueblo judío en Israel dejará de estar en un fuerte y pasará a estar en un gueto.
Esa derecha burguesa que asedió el gueto de Varsovia es la que ahora financia el exterminio del gueto de Gaza y es la misma que está tejiendo ese futuro gueto de Tel Aviv.

JPEG - 31 KB
Construyendo el futuro. Ayer Sudáfrica, hoy Palestina
“Si eres neutral en situaciones de injusticia has elegido el lado del opresor” (Desmond Tutu, clérigo y pacifista sudafricano que adquirió fama internacional durante la década de 1980 a causa de su lucha contra el Apartheid) www.boicotisrael.net
En 2005, 190 organizaciones de la sociedad civil palestina, siguiendo el ejemplo de la lucha en Sudáfrica contra el apartheid, lanzaron un llamamiento a las organizaciones de la sociedad civil internacional llamado BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones a Israel). La campaña BDS persigue 3 objetivos fundamentales:
  • Acabar con el régimen de apartheid en Israel.
  • Proteger y promover el derecho al retorno de los refugiados.
  • Poner fin a las colonias en Cisjordania y desmantelar el Muro.
http://boicotisrael.net/llamamiento-bds/

El boicot, los embargos y sanciones pretenden aislar a las instituciones y empresas israelíes pero también pretenden hacer reaccionar a los ciudadanos israelíes que se prestan a limpiar la marca Israel bien sea a través de la cultura, el arte, el deporte,… dando una imagen de falsa normalidad, de prototipo de modernismo y de multiculturalidad mientras se practica la limpieza étnica del pueblo indígena.

No en vano después de cada operación sobre Gaza Israel lanza una nueva operación de lavado de imagen mediante la promoción y gira de artistas, la exhibición de películas y documentales, etc. Es en estos momentos cuando el boicot es más necesario que nunca. El propio Meir Sheetrit, miembro del knesset (Parlamento israelí) por el partido Hatnuah dijo sobre la hasbará (instrumento de propaganda para fomentar la imagen de Israel): “vemos la cultura y la hasbará como herramientas de propaganda. No diferencio cultura de hasbará”.

La resistencia palestina sólo puede lanzar cohetes caseros para sobrepasar esos muros con los que son encerrados. El BDS es la herramienta que tiene la sociedad civil internacional para saltar esos muros y nuestros muros, nuestras propias instituciones, que están colaborando con la masare contra nuestra voluntad.
La lucha contra el sionismo no puede escapar a ningún proyecto transformador de la sociedad. Negarse a apoyar el boicot porque perjudica al pueblo israelí es una excusa equivalente a negarse a hacer huelga porque perjudica a los trabajadores, es decir, significa no comprender que los intereses de las élites están reñidos con los intereses de los pueblos. Del mismo modo, muchos trabajadores de empresas israelíes boicoteadas son palestinos y son ellos mismos los que han reclamado el boicot internacional. http://boicotisrael.net/bds/yonocom...

BDS es la única solución real a la situación del pueblo palestino. Sólo el pueblo salva al pueblo. El hundimiento del sionismo derivará naturalmente en la constitución de un único Estado Palestino en el que judíos y palestinos puedan convivir, pero no como solución, sino como culminación de un proceso de lucha social internacional. El derecho al retorno de los refugiados también se garantizará como resultado del desbordamiento del régimen internacional que permitió su expulsión y el robo de sus propiedades.

Funcionó en Sudáfrica y funcionará en Palestina. La vida no se puede separar en compartimentos estancos y ninguno de ellos es neutro: la música no es neutra, la ciencia no es neutra, la educación no es neutra,… Si cualquiera se define como neutral, ya ha elegido su lado: el de los genocidios pasados y futuros y el del actual, el genocidio del pueblo palestino. Contra todos ellos, boicot al sionismo, boicot al estado de Israel.

Marea Blanca unitaria el 21 de septiembre: porque los recortes están matando

El próximo domingo 21 habrá una nueva marea blanca. Esta marea tiene algunas particularidades. En primer lugar está convocada por casi todas las organizaciones que componen la Marea Blanca. En segundo lugar se hace para exigir la derogación del RDL 16/2012, aprobado por el PP, que impide que la Sanidad Pública sea Universal, y que de momento conlleva la exclusión de unas 9000.000 personas y ha causado la muerte de al menos 3 personas. Lamentablemente, dicha exclusión en diversas formas y grados se está extendiendo en los hechos.

Así, a los enfermos de Hepatitis C se les excluye de ser tratados con un fármaco llamado SOVALDI, que produce la curación en el 95% de los caso, dado que el laboratorio GILEAD cobra casi 80.000 € por tratamiento. El Ministerio se limita a negar el tratamiento sin hacer nada por exigir al laboratorio un precio más bajo. A estos enfermos, así como los de ELA y a otros se les niega ser tratados en una hospital especializado en estas patologías como el Carlos III, al decidir el gobierno del PP de la Comunidad de Madrid la conversión de este hospital en un centro de larga y media estancia. Por otro lado, Ignacio González, mantiene la privatización de las donaciones de sangre y continúa con las derivaciones de pacientes a las Clínicas privadas, en algunos casos incluso con mayor intensidad, como acaba de demostrar la escandalosa transferencia de datos a la Clínica Los Madroños por parte del Hospital de Fuenlabrada.

La lucha de la población madrileña impidió que privatizasen totalmente 6 hospitales y 27 centros de salud, pero no ha impedido que continúen aplicando parte del mal llamado Plan de Sostenibilidad, como la mencionada reconversión del Carlos III, o que continúen la privatización por otros medios (derivaciones), o que sigan excluyendo a una parte de la población de la asistencia sanitaria.

Esta Marea ha de ser un paso por el reinicio de la lucha masiva por una SANIDAD 100% PÚBLICA, UNIVERSAL Y DE CALIDAD, o lo que es lo mismo de la lucha por echar al PP del gobierno y por evitar que mientras eso ocurre sigan impidiendo que tengamos una sanidad adecuada para tod@s.

MAREA BLANCA, DOMINGO 21 DE SEPTIEMBRE, 12 HORAS, DE ATOCHA A SOL

viernes, 12 de septiembre de 2014

martes, 9 de septiembre de 2014

Entrevista a Alejandro García, delegado sindical de Mcdonald’s Granada por CCOO hostelería y militante de IA Granada

¿Cómo valoras los ataques de la patronal hacia los derechos en tu sector?

Los ataques sólo responden a la idea de la patronal de seguir ganando más dinero a costa de sus trabajadores/as. Si analizas los datos del sector, vemos rápidamente que la situación de crisis no es real. En el año 2013 la facturación de las empresas aumento un 4% y el número de empleados se redujo un 2.2%. En 2014, los datos existentes mejoran los del año pasado reduciendo nuevamente el número de empleados. Muchos de ellos, ya han hecho uso de las últimas reformas laborales pero siempre quieren más. Es cierto que los empresarios están metidos en una guerra de precios interna, pero eso es su responsabilidad y por supuesto no debemos permitir que la trasladen a nuestros salarios, vacaciones y festivos

Después del primer día de huelga ¿cuál está siendo la actitud de la patronal? ¿Ha habido alguna reunión?

El sector hostelero granadino hay una gran precariedad laboral, unos 15.000 trabajadores/as y aproximadamente 5000 empresas. A pesar de esta complicada situación el primer día de huelga ha sido un gran éxito y salimos muy reforzados y motivados para continuar las movilizaciones ya que la patronal parece ser que no se quiere dar por enterada.

El convenio de hostelería es un buen convenio al que además no se le puede aplicar algunos elementos de las últimas reformas laborales de los últimos años y de ahí el empeño por destruirlo. Su actitud, si cabe, es aún peor que al inicio de las negociaciones. La estrategia que están siguiendo es dilatar en el tiempo las negociaciones para llegar a 2015 e intentar pasar de este convenio de sector a uno para cada empresa.

Tras la huelga, la única reunión ha sido promovida por la Consejería de Vivienda y Turismo de la Junta de Andalucía. En ella, la patronal ratifico nuevamente su estrategia. Planteó que el marco de la reunión no era el apropiado y que hasta finales de septiembre no habría una nueva reunión de los empresarios para ver que decisiones tomaban.
En este sentido, me gustaría hacer una pequeña puntualización. En mi opinión, la Junta de Andalucía tiene una gran capacidad de intervención en el sector turístico al gestionar las subvenciones, inversiones y normativa turística. Es el momento de que tanto PSOE como IU se posicionen y demuestren cuales son los intereses que van a defender. Por parte de los sindicatos así se lo hicimos ver.

La lucha se anuncia larga. ¿Cómo estáis preparando la huelga del 10 y 11? ¿Estáis recibiendo apoyo?

Efectivamente, parece que la lucha va a ser larga. Tras la huelga del 29, decidimos suspender la convocatoria del día 4 por dos razones. En primer lugar, porque el balance que hicimos de la huelga del 29 es que hubiese sido mejor dos días de huelga para que el efecto de la misma se hubiese notado más sobre la calidad del servicio (habitaciones, comidas, atención al cliente, etc.). En segundo lugar, quisimos ofrecer un margen a la Consejería de Vivienda y Turismo para intentar plantear una resolución al conflicto.

A partir de aquí comienza la preparación de la jornada de dos días de huelga del 10 y 11. El esfuerzo que se va a intentar hacer es llegar a más centros de trabajo así como invitar a más trabajadores/as a solidarizarse con la huelga acudiendo a las manifestaciones y no yendo a los bares, restaurantes, pubs, discotecas, hoteles a consumir. Apoyo que ya recibimos en gran medida el pasado 29.

El día 8 también tenemos una asamblea de los trabajadores/as del sector para hacer un esfuerzo de convocatoria en los centros que ya se están sumando a la huelga e intentar sumar a otros nuevos.

¿Qué estrategia de lucha vais a llevar a cabo para intentar ganar este conflicto?

Lo primero que se va a hacer tras las jornadas de huelga es convocar una asamblea de balance de la misma para poder determinar cómo vamos a continuar con la defensa de nuestro

En mi opinión, creo que podemos hacer numerosas cosas para conseguir ganar este conflicto. En primer lugar, es necesario un compromiso claro con nuestras reivindicaciones. Por eso hay que defender la cláusula de ultraactividad, las vacaciones, los festivos y nuestros salarios y no ceder ante las muchas presiones que seguro nos van a llegar. Precisamente para no ceder a las mismas, es necesario que los trabajadores/as nos mantengamos unidos, intentemos tener más espacios de auto organización, impliquemos a más compañeros/as y decidamos colectivamente a cerca de nuestro convenio y el calendario de movilizaciones.

En cualquier caso, si este conflicto se va a largar y son necesarias nuevas convocatorias de huelga, creo que debemos recuperar un instrumento muy útil para la lucha de los trabajadores/as: crear una caja de resistencia. Esta caja, además de permitirnos hacer más días de huelga, también es la forma más eficaz en la que el resto de trabajadores pueden solidarizarse con nuestra lucha. Porque una victoria de los trabajadores/as de la hostelería de Granada, además de rechazar las políticas y reformas laborales que el capitalismo quiere imponernos con esta estafa de crisis, es una victoria para el conjunto de la clase trabajadora.

Por un convenio digno, movilicémonos.

¡Todos a la huelga!


convenio. 

Éxito de la huelga de hostelería el 29 de agosto

Los sindicatos cifran el seguimiento de la jornada de huelga del viernes 29 en un 75%, mientras que la patronal estima un 17%. Los paros, que coinciden con la celebración del Mundial de Basket, continuarán los días 10 y 11 de septiembre.

El pasado 29 de agosto el sector de hostelería se puso en hulega para protestar contra el convenio que propone la patronal en dicho sector. Como ya hemos podido ver en otro artículo del dossier, los ataques contra l@s trabajadorxs de hostelería están siendo muy duros. Algun@s huelguist@s hablaban incluso durante la manifestación de un retroceso de 30 años.

La jornada de huelga se inició con una asamblea de trabajadorxs en los sindicatos en la que se siguió informando de las razones para hacer huelga contra ese convenio y sobre el programa del día siguiente. Piquetes y manifestación para visibilizar al máximo el conflicto laboral y para apoyar a l@s trabajadorxs que por coacción del empresario de turno no pueden ejercer libremente su derecho a la huelga.

Es lo que se hizo en parte de madrugada y en algunos establecimientos como el Mcdonald’s estación de Granada en el que el personal de seguridad impidió en un primer momento la entrada al restaurante a una trabajadora miembro del comité de empresa de dicho Mcdonald’s y al delegado de la sección sindical. No pudieron entrar a informar ni a colgar un panfleto en el tablón sindical hasta que no llegó la polícia y se negociara con ésta la entrada. Este ejemplo muestra a las claras la presión que se ejerce hoy en día en la mayoría de las empresas sobre l@s trabajadorxs para evitar que se movilicen por sus derechos.

A la mañana siguiente los piquetes continuaron por todo el centro de Granada y centrándose esencialmente en los hoteles. La razón de centrarse sobretodo en el sector del hospedaje es debido a que en el sector de la restauración: bares y restaurantes es mucho más dificil que l@s compañer@s puedan ponerse en huelga con ciertas garantías ya que muchos no tienen ni siquiera un contrato. Esa es la cruda realidad. Y eso lo sabe todo el mundo. Es vox populi. Sin embargo la inspección del trabajo no deja de mirar hacia otro lado.  

De ahí las cifras tan diferentes en el seguimiento a la huelga en hoteles y en bares. Mientras que la mayoría de los bares seguían abiertos, la mayoría de los hoteles de la capital amanecían con un amplio seguimiento a dicha huelga con cifras de entre el 80% y 100% en hoteles como el NH

Victoria o el San Antón.

En cuanto a la manifestación que salió a las 12h desde el Triunfo, contó con más de 1000 personas en su inmensa mayoría trabajdorxs del sector.

Sin embargo, es evidente que esto no va a ser suficiente para hacer doblegar a la patronal. Es necesario seguir movilizados. Las fechas de huelga del 10 y 11 de septiembre son un primer paso. Pero es necesario desde ya tener una estrategia para después del 11.

Elementos como la unidad sindical, el reforzamiento de la autoorganización de l@s trabajadorxs mediante la celebración de asambleas de trabajadorxs, la convergencia con otros sectores en lucha son elementos centrales para ganar.

En primer lugar la unidad sindical. Aunque las organizaciones sindicales convocantes

de dicha huelga hayan sido CCOO y UGT, es imprescindible contar con todas aquellas organizaciones sindicales que estén implantadas en dicho sector y que quieran dar la pelea por un convenio digno. En ese sentido los pasos dados por el SAT y CGT de apoyar dicha convocatoria es un paso importante. Sin embargo es necesario defender marcos que permitan una mayor colaboración en la lucha.

En segundo lugar la autoorganización de l@s trabajadorxs. Las huelgas son importantes no solamente como herramienta de presión al patrón por la pérdida de dinero que le ocasiona, sino también por la autoorganización que puede generar. La construcción de una huelga son momentos en los que l@s trabajadorxs se organizan y debaten sobre estrategía: cómo desempeñar la movilización, qué pasos dar y en que momento, cómo amplificar la lucha... Todo este aprendizaje es mayor si quien piensa en todo eso son cada vez más trabajadorxs re-
unidos en asambleas y en comités de huelga. Es elemento es central. Al final de una huelga se gane o se pierda es muy importante lo que pueda quedar en términos de aumento de la conciencia política así como en términos de construcción de marcos de autoorganización. Las dínamicas de  asambleas deben permanecer inlcuso después de una huelga.

Por último la cuestión de la convergencia con otras luchas. A menudo hablamos de la necesidad de unificar las luchas como una consigna más. Sin embargo no es una consigna más. Es otro elemento central para ganar un conflicto. La presión hacia los de arriba es mayor cuando ven que las movilizaciones se solidarizan entre si coordinándose, apoyando sus acciones. El conflicto de la hostelería no escapa a dicha regla. Es necesario intentar coordinarse y visbilizar lazos con otros sectores en huelga. Por ejemplo con el sector de la ayuda a domicilio que previsiblemente inicie una huelga el próximo 15 de septiembre en Baza.